it’s not I don’t like mondays… I simple hate ’em!

Tal y como dice la canción y tras el post que escribí ayer, no me gustan los lunes desde que estoy en Alemania… Porqué será?
En fin no os preocupeis que vengo a contaros una anécdota que dentro de lo que cabe, fue divertida…

Todo empezó a las 18:40 en la estación de tren de Bensheim, ese pueblo dejado de la mano de Vai (y de ebay tambien! porqué no decirlo! XD).

Me encontraba yo más helada que un calipo de fresa esperando a que llegara el tren (a qué demonios se referían con eso de que los alemanes son puntuales?!!? Tambien me dijeron que eran altos y… a la mayoría les saco 2 cabezas ¬¬… en fin…).

Aqui en Alemania, cuando compras un tiquet de tren tienes que ir tu solito a unas maquinitas azules a que te marque, de lo contrario te llevas una multa que te deja más tieso que un arenque.

El caso es que ayer no conseguí que ninguna de las maquinitas de la estación de Bensheim me marcara el tiquet y es por ello que me dirigí al andén a esperar al tren que me llevará a Heppenheim con los nervios a flor de piel, porque sé que los controladores alemanes no estan para coñas.

Subí al tren y tras 2 minutos de estar alli, la puerta se abrió, mi pulso se aceleró, entró un abuelo…

Creí que era del DB (Deutsche Bahn) pero… nada!

Creia que podría llegar a mi destino sin ningún incidente pero… nuevamente la puerta se abrió y un controlador que hubiera hecho las delicias de Rammsteinera (se parecía a Till Lindermann XD) me pidió el billete.

Me quedé mirandolo y pensé en que no tenía escapatoria, que me iba a tocar pringar con los 80 eurazos de multa… ahora! justo ahora que tenía el dinero justo para irme este finde a Dusseldorf y para el examen de alemán! Proqué yo? con la de gente que hay!!

Miré al buen hombre e intentando actuar con toda la calma del mundo le conté que las máquinas no iban en Bensheim.

“Till” me miró y tras entender mi frase a lo Yoda me dijo: “Y ande vas criatura?”

Le dije poniendo los mismos ojos que el gato de Shrek que a la escuela de idiomas, que yo ser una pobresita chica de la Badalona que no tiene nada, por no tener no sé ni hablar alemán en condiciones…

Till me sonrió y me dijo “dame el tiquet”. Till rompió el tiquet y siguió su camino sin multarme.

Yo ya no sabía si cantarle alguna cosa de rammstein en señal de agradecimiento o intentar controlar mis pulsaciones, que me veía con la multa y pidiendo limosna en el tren durante las próximas semanas.

Eso si, el próximo dia arremeto a patadas contra la máquina de los tiquets por no marcar! cagoendieh!

Ale flores sus dejo, que me toca cruzar el jardín esta noche para irme de juerga.

Un petó!

PD: bensheim ahora mismo se parece a silent hill, hay una niebla que no sé ve nada más allá de 2 pasos… me voy a meter un leñazo esta noche… XD

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s