Clases al estilo griego

Desde el mes pasado que estoy aplicando nuevos sistemas de enseñanza con mis compis de tándem y a juzgar por las fotos de hoy, diría que mis métodos les mola cantidubi (“uoita-los”! ni la Candy Candy mostraba ese brillo en la mirada!).
Como buena mujer de letras que soy, he decidido basar mis enseñanzas en las técnicas de los grandes maestros filosóficos (salvo que yo no abuso de mis alumnos ni los pienso llevar a ninguna sauna, que son muy caras y para eso ya tenemos el ir por la calle en agosto, que se suda igual y es gratis! leñe!) y me los llevo a dar un paseo por la ciudad mientras les hablo de lo no tan divino y los humanos.
La primera excursión fue en la Boquería dónde les di una lista de todos los alimentos que se me ocurrieron, que no son pocos, traducidos al alemán, al catalán y al español. Los pobres acabaron con la cabeza como un bombo y fliparon a colores al saber lo que eran las criadillas. Patric me dijo incluso: “esto en Alemania no se come!” … nuevamente nos van a tomar por un pueblo de bárbaros ayyyy!
La última excursión que hemos hecho ha sido en el Parc Güell, dónde para mi sorpresa, Irina nos supo llevar (ya conoceis mi sentido de la orientación…).
El caso es que disfrutaron como enanos del tiempo que hacía y de los mosaicos gaudinianos, y visto que había demasiada paz a pesar de que estaba hablando 3 idiomas simultáneamente ( a Patric le ayudo con el español, a Irina con el catalán y ambos me ayudan con el alemán, eso implica que a cada comentario que yo hacía lo tenia que traducir como mínimo a una lengua… ya os digo yo que de aqui a la ONU… o másssss!).
El caso es que detecté que había demasiada paz en el ambiente y aprovechando que estabamos repanchingados en un banco, les propuse hacer un ejercico de hörverstandnis (o comprensión auditiva).
Miré a mi alrededor y vi a un grupo de jubilados que hablaban con acento catalán marcado, algunos en catalán, otros en castellano y otros en xarnego (mezcla de los dos anteriores), y tras eso les dije a Irina y a Patric que intentaran entender de qué estaban hablando aquellos “mozalbetes” de 80 décadas.
Ambos dieron un paso, no entendieron nada.
Dieron otro paso y pusieron una mano en la oreja para percibir mejor las ondas sonoras. Nada.
Tras eso pusieron cara de concentración y se acercaron un poco más. Aqui debo reconocer que me estaba partiendo al ver semejante cuadro.
Tras medio minuto, se me acercaron los dos con cara de dubitativa y me preguntaron: “en qué están hablando?”
Les señalé los abuelos que hablaban en catalán y los que hablaban en castellano y los que hablaban en “xarnego”.
Tras eso dieron un suspiro y se sintieron frustrados por no haber podido entender casi nada.
Les dije que no se preocuparan ya que para entender a los yayos esos, se necesita tener un nivel superior (os digo yo que es así porque en Alemania me encontré con la versión alemana de estos ejemplares y… tela!) o ser nativo y que incluso en esas circumstáncias cuesta XD
Tras eso nos fuimos al centro de la ciudad mientras les contaba trucos para entender a los yayos.
Como podeis ver estoy creando a dos monstruos XDDD

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s