y tu, cuánto vales?

Eh aqui que en mis vacaciones en Essen y justo después de mi finde en Berlín, decidí pasar mi segunda noche allí “disfrutando del sofá” (creo que la mitad de mis cervicales se quedaron allí arriba… ).

Encedí la tele buscando algún programa entretenido o que me arrancara alguna risa, y fue entonces cuando dejé el mando a distáncia encima la mesa al topar con lo que yo creía que era una versión alemana del “lo que necesitas es amor”.

El programa trataba de hombres de una media de 40 primaveras cómo mínimo, que vivían en Alemania (para más inri en Düsseldorf XD), “de rasgos exóticos” (parecían sacados del típico club de ciéncias de las pelis de Porky’s) que buscaban pareja.

Hasta aqui todo parecía divertido y prometía que me iba a descojonar de ver lo patético que puede ser el ser humano a veces. Pero pronto cambié de idea, y lo que creía que iba a ser un programa “humorístico” pasó a ser un programa demencial.

Resulta que estos personajes estaban inscritos en una agéncia para que les buscaran esposa… en Rúsia.

Lo peor de todo era que la agéncia les preparaba un viaje hacia Rúsia para que pudieran citarse con várias chicas.

Por otra parte, esta agéncia ubicada en Rúsia y Alemania, sacaba tajada de ambos bandos.

A ellas les ofrecía la oportunidad de quedar con hombres alemanes y les ofrecía un cursillo con pautas que debían seguir si querían que la cita fuera bien. También las ayudaba a hacerse un book mostrando su mejor lado (nada de desnudos, ni fotos porno, en eso de portaban).

Cuando los hombres llegaron a Rúsia, quedaron con várias mujeres y aquello, más que una cita, parecía que fuera la compra de ganado.

Ellos se permitían el lujo de tras la cita, juzgar a las muchachas (a las cuales solían doblarles la edad) con adjetivos como: es demasiado joven, sus dientes no me acaban de convencer, es demasiado tímida, tiene un hijo, etc…

Y ellas por otra parte, trataban de venderse lo mejor posible, aunque había algunas que conservaban orgullo y no dudaban en rechazar a su pretendiente si no les gustaba.

Me parecía extremadamente triste, no solo el hecho de que alguien se tenga que anunciar para conseguir encontrar “el amor de su vida” sino también el hecho de que cuando entrevistaban a estas mujeres, a pesar de que algunas habían sacado adelante solas a sus familias, decían que no eran felices porque les faltaba un hombre a su lado. :S

Perdóooooooon??? un hombre??

A ver, tienes trabajo, tienes familia, tienes amigos, eres inteligente y dejas que toda tu felicidad se base en el hecho de si tienes pareja o no, hasta el punto de permitir que un perdedor te juzgue como si fuera a comprar un caballo?

Lo siento pero eso me supera.
Es cierto que tener a alguien que te quiera al lado es una de las mejores cosas que hay, pero si para conseguir eso te tienes que rebajar y anunciarte como si fueras un bistec, casi que prefiero quedarme como estoy (me puede el orgullo).

Además , tengo la teoría de que el amor de tu vida no va a salir de una web de contactos y que por supuesto, para que las cosas funcionen es mejor no forzarlas y dejarlas surgir, es decir, no hace falta buscar el amor , él ya se encargará de encontrarnos. 😉

y en caso de que no, me temo que hay un montón de cosas que una puede hacer sin necesidad de tener a alguien al lado, y seguir pasándolo bien 🙂

CaRpE DiEm y me voy a estudiar diacronía del alemán! ea!

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s