los gossos pataners

En el mundo se pueden encontrar muchos tipos de personas: gente divertida, gente amable, gente inteligente, gente que no lo es tanto, gente sincera, gente hipócrita, gente borde…

De entre todo el abanico de carácteres y formas de actuar de la gente, hay una que me irrita especialmente, a la cual suelo denominar como “gos pataner”.

Un gos pataner, sería el equivalente a un chucho (para aquellos que no hablais catalán) con el plus de la cobardía.

Un perro de este tipo suele ladrar mucho, pero basta con que la persona o animal a quien van dirigidos sus ladridos, se gire hacia este y haga un gesto, para que el perro en cuestión acabe poniendo su cola entre sus patas y saliendo soltando unos alaridos agudos.

Las personas “gos pataner” se caracterizan por ir por la vida criticando la forma de hacer de los demás, ya sea su forma de vestir, su forma de actuar o incluso juzgando temas personales como con quien están o dejan de estar quienes les rodean.

Lo más peculiar de esta raza es que suelen reunirse en grupos para realizar semejantes actividades y creerse con el saber absoluto de todo y por consiguiente que su juicio es siempre el mejor, pero con un pequeño inconveniente: su opinión sobre ciertos temas nunca debe ser sabido por las personas afectadas.

Cuando eso sucede, los gossos pataners optan por cabrearse entre su clan pataner para ver quien ha hablado más de la cuenta, acabando el tema por lo general en una pelea entre los perros del clan (a cuál más cobarde). Les acojona terriblemente que la persona/s que han juzgado sepan su opinión, lo cual me sorprende porque siendo eminencias y poseedores del saber absoluto, creo que deberían compartirla siempre con aquellos pobres desgraciados que cometen errores catastróficos.

Por lo general, las reuniones de gossos pataners suelen seguir este proceso:

los gossos critican a alguien por algún motivo que ni les va ni les viene > cada uno aporta su opinión (por supuesto no tienen ni puñetera idea de nada) > uno de ellos se va de la lengua > la persona de quien se habla oye los ladridos de los gossos pataners y por supuesto les va a pedir cuentas > los gossos pataners se cagan > los gossos niegan que hayan dado una opinión tan “brillante y acertada” sobre un tema que no les concierne en absoluto y del cual no saben > los gossos pataners se pelean entre ellos y dejan de hablarse tras ver que la persona afectada les va a pedir cuentas.

Es una forma de actuar que confirma eso de que “la estupidez humana no tiene límites” y que no deja de sorprenderme como hay gente de cierta edad que sigue repitiendo estos patrones tan estúpidos.

Creo que si alguien tiene las narices de juzgar a alguien, lo mínimo que debería hacer es admitir lo que ha dicho cuando la persona sometida a juicio le viene  a pedir cuentas, aunque le tachen de borde (siento respeto por la gente que tienen lo que hay que tener para admitir y ser responsables de sus acciones, y me dan náuseas las personas gos pataner).

Espero que algún día la gente deje de comportarse de manera tan patética, entretanto voy a ver dónde está el mando para hacer que el mundo se pare y bajarme un rato para respirar.
CaRpE DiEm

Anuncis

2 thoughts on “los gossos pataners

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s