Reinventarse

De esto trata el libro que me prestó C/M hace unas semanas.

El libro trata de las diferentes maneras que tenemos de enfrentarnos a las adversidades que se nos presentan a lo largo de la vida, y las consecuéncias a nivel no solo emocional sino también físico que estas ejercen en nosotros.

El Dr.Alonso Puig, empieza contando cómo reaccionamos ante los estímulos que nos rodean (en este caso se centra en situaciones negativas, ya sea estrés, ansiedad, depresión, enfado , etc..), que consecuéncias tienen esas realidades en nosotros y finalmente nos da consejos para aprender a manejarnos ante ciertos estímulos para que podamos llevar una vida mejor.

La temática del libro me resultó atractiva a pesar de resultarme tremendamente complicado la aplicación de ciertas pautas de conducta ante ciertos estímulos.

Bien es cierto que ante la ansiedad, lo mejor que se puede hacer es intentar distraerse, ya sea yendo a pasear, dibujando, haciendo deporte… cualquier cosa que nos permita hacer un paréntesis y romper con esa situación tensa nos ayuda, lo principal en estos casos es dejar de dar vueltas al tema que nos angustia y que en ese momento no nos permite estar tranquilos y nos hace entrar en una espiral de angustia y de preguntas “retóricas” (en el sentido de que no hay respuesta para ellas, ni las va a haber. p.e: porqué me ha pasado esto a mi? cómo puede fulanito hacer eso sin tener en cuenta esto y lo otro? etc…).

Hasta aqui, es un tema que más o menos he aprendido a lidiar con el tiempo y que tras aplicarlo unas cuantas veces, te ayuda también a ver los problemas con más perspectiva y acabar por volver a un estado de tranquilidad lo antes posible.

Creo que la manera correcta de actuar ante estas situaciones angustiosas es centrarse en los siguientes pasos:

1- buscar algo que nos relaje tras el disgusto (pasear, etc…)

2- cuando volvamos a estar tranquilos, volver a mirar el problema (esto nos permitirá verlo con más perspectiva).

3- presentado el problema, exponer las posibles soluciones para nuestro problema.

4- elegir la que nos haga más felices (con esto no doy a entender que haya que optar por una solución egoísta siempre, sinó que  en el caso de una persona en sus cabales, tomar la decisión que nos haga felices será aquella en la que haya menos daños hacia nuestra persona y evite contra más daños “colaterales” mejor. Hay que centrarnos en que la meta central es volver a ser felices.

Hasta aqui me parecía el libro totalmente aplicable, pero nuevamente me planteé que esta solución no resultaba siempre apropiada.

Pongamos por ejemplo una situación violenta.

Imaginemos que una persona a la cual no le hemos hecho nada y nunca hemos visto, etc… viene y nos increpa por algo de manera deliberada.

Según el Dr.Alonso Puig, lo correcto sería tomarse unos segundos para analizar al prójimo. Intentar ponerse en su situación y pararnos a pensar en el porqué puede haber reaccionado así (es decir ser empáticos).

Acto seguido en vez de entrar en conflicto con esa persona mediante un ataque defensivo, optar por tener compasión y evitar su ataque ignorandolo o bien, en el caso de que eso sea posible, intentar calmarlo dándole apoyo.

Desde mi punto de vista, eso se me plantea imposible.

Tiendo a pensar en que todo el mundo es igual (salvo en personas con problemas psicológicos: esquizofrénia, demencia, etc… que en ese caso, se les suelen pasar las cosas por alto por tener distorsionadas ciertas capacidades como p,e: la percepción de la realidad etc…) y que por consiguiente, si cuando se me cruzan los cables soy capaz de contar hasta 10 antes de soltar una impertinencia o realizar un gesto ofensivo, espero que mis compañeros sean capaces de hacer lo mismo.

Me resulta totalmente inimaginable e incomprensible que una persona pueda ser agresiva (verbal o físicamente) con otra sin que esta le haya hecho algo antes (algo realmente grave).

Ante ofensas infimas, tiendo a ignorar y a no responder con agresividad, pero obviamente si se cruzan ciertos límites, lo de aplicar la empatía con el otro, me resulta totalmente inaceptable (todos tenemos problemas y si yo tengo autocontrol, espero que el otro también lo tenga).

A todo esto hay que sumarle también que vivimos en una sociedad competitiva y agresiva.

Es cierto que la agresividad suele ser una respuesta al miedo, pero por que razón tenemos que aguantar los demás el miedo del prójimo?

Todos tenemos miedo pero hay que saber controlarse.

Desde mi punto de vista, ante estas situaciones, el sistema del Dr.Alonso Puig sería aplicable en un mundo ideal.

En un mundo en el que todo el mundo fuera capaz de autocontrolarse o desahogarse de manera que no produjera ningún tipo de daño o molestia a un tercero.

En la sociedad en que vivimos intentar mantener la calma en situaciones violentas acaba desembocando en que nos hagan adoptar un rol de punch doll, es decir, que interpreten nuestra no agresión como cobardía.

Creo que en este libro deberían haberse centrado también en algún método para optar por la no violencia o mostrar al agresor que no vamos a entrar en su juego a la par que tampoco vamos a permitirle que nos pisotee.

Por ahora no se me ocurre ninguna solución a este problema, por lo cual seguiré investigando otros libros y artículos a ver si doy con la respuesta.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s