Autoreflexión II: los hombres que daban siempre gracias

Muchas veces me doy cuenta de que soy una desagradecida o que a ojos de mis amigos de batallas septentrionales, debo ser una especie de ser egoísta.

Os situo…

A lo largo de los últimos años de mi vida he tratado con bastantes personajes de tierras septentrionales, y cuando digo que la gente allí son diferentes, no lo digo solo por sus penetrantes ojos azules o por sus doradas melenas.

Me refiero a algo que va más allá y que me resulta tremendamente agradable, al igual que la costumbre del señor Kenneth de MIT al preguntarme “are you happy today?” para saludar.

Se trata del hecho de dar gracias.

Ayer cómo comenté en el post anterior, nada más llegar a casa y acostarme, E me envió un sms para darme las gracias por la velada , por quedar, por la noche con mis amigos, etc…

No es la primera vez que E hace una cosa así.

Una vez fue por ayudarle a tramitar la reserva de una habitación, otra vez fue por el mero hecho de quedar y hacernos unas risas,  otra vez ni siquiera me acuerdo del motivo pero debía ser por alguna cosa por el estilo, de las típica que aunque aprecio un montón, doy por hechas y no espero que me den las gracias.

Otra persona con la que también me pasó algo similar fue con K.

Cuando vino a verme a Badalona, el pobre muchacho pilló un resfriado tremendo. Él a pesar de ponerle empeño en aguantar, decidió quedarse en la habitación del hotel porque se encontraba mal.

A pesar de mi cansancio, hice por hacer lo que creía correcto en ese momento dadas las circumstáncias: el chico estaba solo, las mantas del hotel eran una porquería, no había comido nada des del mediodía y estaba solo en un país cuyo idioma desconocía.

Estaba claro que no le iba a dejar tirado, por lo cual opté por hacer lo que yo creía que debía hacer en ese momento: ir a casa, coger una manta y traersela y acto seguido irme al chino más cercano a comprar sopa caliente y algo de comer.

Creí que era lo que cualquiera en mi situación hubiera hecho y en cambio cuando K me vió entrar por la puerta con todo aquello, le brillaron los ojos y me recibió con un abrazo.

Me dió las gracias un montón de veces y durante días repitió esta acción.

Si os soy sincera, tanto E como K, me dejan pasmada ante tanta gratitud.

Para mi decirle a alquien que venga a tomar algo con mis amigos, o el mero hecho de traer sopa a alguien que está enfermo, me parece que es un “must” en las normas de hospitalidad o de amistad.

No me gusta que la gente se quede colgada, ni tampoco me gustaría que si algún día yo me encontrara en un país lejano dónde no domino el idioma, me dejaran tirada en una habitación cutre de hotel sola y muerta de hambre.

Por otro lado, eso me hace reflexionar y me doy cuenta de que quizás por el hecho de que para mi esas cosas son de cajón y que no las interprete como un extra cuando yo las hago, hace que a veces sea una desagradecida o quede como a tal ante sus ojos.

Cuando estuve viviendo en Alemania, nunca di gracias a la gente por quedar conmigo (solo cuando algunos amigos recorrieron las quimbambas, p.e: Anke que viajó de Hannover a Essen para quedar conmigo) porque era algo que suponía que uno hacía porque realmente tenía ganas, como algo que no hacía falta agradecer porque la gente lo hacía de buena gana, o no sé exactamente como expresarlo.

Sea como sea, tras hacer esta pequeña reflexión, me doy cuenta de que debo cambiar este aspecto de mi personalidad y empezar a utilizar la palabra gracias más frecuentemente.

Es algo que hace sentir bien a la persona con la que has quedado o que te ha ayudado, y encima es una de esas cosas que no cuestan absolutamente nada.

Creo que si todos empezaramos a utilizar expresiones como estas y  a se más amables con los demás el mundo iría mucho mejor y creo que es hora de que aporte mi granito de arena , empezando por agradeceros a todos el hecho de haberos tomado la molestia de leer las autoreflexiones de servidora.

Per aspera ad astra y GRACIAS!!

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s