Antiobsoleticismo Vol.I

Hace algunos años, hubo un gran evento en mi familia, los Kowalsky: NO CAMBIAMOS LA TELE!

Por aquel entonces, la tele y el diario de los domingos eran mis únicas fuentes de información, y por consiguiente la transición de una tele a otra, era un evento importante. Teníamos que asegurarnos de que ese aparato nos iba a durar por los siglos de los siglos.

Hasta entonces, nuestra primera tele había sido una Grundig, sin mando a distáncia (algo impensable hoy en día), que tenía más  edad que servidora en aquel momento, unas 15 primaveras.

Al entrar al centro comercial, nos dirigimos a la sección de electrodomésticos y aguantando las lágrimas por la muerte de nuestra querida “Grundi”, pedimos al vendedor que nos ofreciera una nueva que aguantara todo lo que nuestra campeona había aguantado.

Recuerdo que el vendedor nos enseñó los modelos más variopintos pero hizo una sonrisa socarrona cuando le preguntamos si también nos iba a aguantar 9 años. Su respuesta fue clara: “los televisores de hoy en día no aguantan ni mucho menos tanto como los de antes. Ya no son tan buenos porque A LAS EMPRESAS NO LES INTERESA, NO ES RENTABLE. Lo máximo que le va  a aguantar son 5 años”.

Acto seguido y ante el rostro desencajado de toda la familia Kowalsky, nos fue enseñando varios modelos con teletexto, etc… (por aquel entonces el teletexto era un gran invento, aunque nunca le llegué a prestar atención).

Aquello fue mi primer contacto con el obsoleticismo y me sentó como una bofetada en seco. Soy consciente de que las empresas siempre buscan su máximo beneficio, pero… es necesário tratar a la gente de g….? es necesario acortar de semejante manera la durabilidad de los productos como la que se comenta en este artículo, que un ipod duró 1 año y más teniendo en cuenta los malabares económicos que tiene  que hacer la gente con la crisis?

¿Hasta qué punto va a llegar todo esto?

Quizás peque de idealista pero tengo la teoría de que ofreciendo productos de calidad a precios razonables, el cliente quedaría muchísimo más satisfecho (y eso se traduciría en más ventas) y se generarían menos desperdicios (eso sería un plus para nuestro planeta).

Por otro lado puede que se necesitaran menos trabajadores pero, podríamos buscar otros empleos alternativos o centrarlos en la investigación y el desarrollo de nuevos y mejores productos en vez de crear tanta basura.
Otra alternativa que se me ocurre ante este problema aunque resulta rematadamente nihilista, sería el crear productos cuyos componentes fueran 100% reciclables o biodegradables. Eso haría que se necesitara la misma mano de obra para producir productos o para encargarse de su reciclado.

De esta manera seguiría habiendo habiendo puestos de trabajo para todos, compradores de productos durables (aunque la idea era acabar con eso…) los cuales no perjudicarían el medio ambiente y permitirían mantener la economía.

En fin son solo un par de ideas que se me han ocurrido. Voy a seguir investigando a ver si encuentro alguna empresa que ofrezca productos no perecederos a corto plazo…

Advertisements

2 thoughts on “Antiobsoleticismo Vol.I

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s