Snakes on a Ryanair plane

Este fin de semana tuve el honor de poder ver la película de “Snakes on a plane” y obteniendo como resultado, que esta mañana mientras estaba en la cola del INEM se me ocurriera la freakiada que he puesto de título (para los que no sepáis inglés “serpientes en un avión de Ryanair”).

Antes de ponerme a explicar mi planteamiento quiero avisar de:

1- Si tenéis intención de ver la película, pasad de leer este post pues va a haber spoilers.

2- Al igual que cuando me imaginé cómo sería un holocausto zombie en nuestro país (concretamente en la Comarca) o qué pasaría si Alien y Predator aterrizaran en la Conreria, el argumento de la película me resultó de lo más cándido y poco realista.

Y dicho esto, señores, señoras, gatos y mapaches, me dispongo contaros cómo hubiera sido esta película en la vida real, en un avión de Ryanair.

3:30 de la mañana, mes de Septiembre,  una patrulla completa de policías de Ibiza reserva todas las plazas de las 5 primeras filas del avión y embarca media hora antes de que lo hagan los pasajeros.

Este avión llevará a los policías de Ibiza a Barcelona, ya que estos han acabado su trabajo en la isla tras un verano batallando contra las raves, los pastilleros , los borrachuzos y otras criaturas de la noche. Ahora su destino será Barcelona, dónde irán a encargarse de los indignados.

Pero poco sospechan estos policías que unos yonkis de tres al cuarto, llenos de sed de venganza han facturado una caja de licor de hierbas ibicencas Tunel,  llena de serpientes dopadas hasta las cejas de drogas de diseño y detergente en polvo (lo cual hace que muerdan a cualquiera que haya lavado su ropa con detergente, especialmente si han utilizado también suavizante…) con todo el dinero recaudado durante el verano en sus trapicheos, porque los yonkis son “asín”.

Los policías suben al avión, mientras un grupo de jubilados les abuchea y se queja de que esto con los autobuses de la Recanense no pasaba y ante la mirada perdida de un montón de jovenes “raveros” varios (perro flautas pobres, perro flautas ricos, garrulos varios…) esperan a que sean las 4 de la mañana para embarcar.

Una vez embarcados los policías, por fin empiezan a embarcar los turistas, los cuales llevan más de 3 capas de ropa encima y algunos hasta chalecos de 8 bolsillos llenos hasta los topes con lo que debería ser el equipaje de mano debido a las altas tarifas que cobra la empresa por las maletas extra.

Una pareja se queda atrás discutiendo con la azafata de tierra debido a que llevan consigo a un hijo que va hasta las cejas de todo y que la azafata se niega a dejarlo embarcar a menos que lo pongan en la bodega con el resto del equipaje y dentro de un transportín.

Debido a que el matrimonio no quiere perderse la fiesta de la Mercé , acaban accediendo a la petición de la azafata a pesar de los alaridos de protesta que va soltando el joven.

Media hora más tarde todos los pasajeros están ya en sus asientos y las azafatas y los azafatos proceden a explicar las medidas de seguridad y cómo actuar en caso de emergencia.

“ping, pong, pang *suenan las campanillas para llamar la atención de los pasajeros* Bienvenidos a Ryanair. En breve vamos a iniciar nuestro vuelo número LX9856736 con destino al aeroport del Prat, en Barcelona pero antes nuestros azafatos y azafatas les van a informar de las medidas de seguridad de nuestro avión. *los azafatos y azafatas se ponen de pie listos para la función y con cara de desgana. Algunos incluso mastican chicle como si fueran rumiantes* las puertas de segurad del avión se encuentran a su derecha, izquierda, al fondo… *señalan con desgana*… *posteriormente informan sobre las máscaras de oxígeno y terminan con la prohibición del tabaco durante el vuelo* … Por último Ryanair quiere comunicarles que queda terminantemente prohibido fumar durante el trayecto *los azafatos y azafatas hacen el gesto de fumar y posteriormente hacen un gesto grosero levantando el dedo índice para remarcar la prohibición* pong, pang ping *suena de nuevo las campanillas* ”

El avión se prepara para despegar y tras ubicarse en la pista, inicia su despegue.

Una abuela terriblemente asustada pide a su marido que le agarre de la mano durante el vuelo.

En el vuelo viaja también Melendi, el cual pasa completamente desapercibido entre tanto perro flauta y pretende ligar con una joven de buen ver “a sus ojos”…

Entre tanto una pareja de garrulos que han ido de luna de miel, se van al lavabo, soltándose todo tipo de comentarios soeces en su camino hasta el lavabo “ayyyy te vi a coméh to lo negro!!!”… Todo un espectáculo de la madre naturaleza, oiga!

Unas azafatas pasan delante del improvisado nidito de amor de esta pareja y al oír los golpes:

“Oye, que estos dos están dándose marcha aqui dentro”

“Déjalos, con un poco de suerte van a cargarse el lavabo y vamos a cobrar extra!”

“mhuahuahuahuahuahuahua” *risas diabólicas, corte de escena y pasamos a la bodega del avión*

En la bodega del avión, el garrulo ha conseguido liberarse del transportín y pulula libremente por la bodega en busca de “material”. Encuentra la caja de “supuestas hierbas ibicencas” y al abrirla una de las serpientes le salta en el ojo…

“Hostiaaaaaassssss!!! AAaaaaaaaargh!!!!” *se desploma en el suelo, volcando la caja llena de serpientes*

Las serpientes van saliendo de la caja y se dirigen a todos los rincones del avión.

Algunas de ellas van a la cabina de los pasajeros y se disponen a picarles sin éxito ya que la mayoría de pasajeros llevan hasta 3 capas de ropa para ahorrar en costes de embarque.

Las serpientes que muerden a los raveros, tampoco hacen que la tripulación se altere puesto que como ya van pasados de todo, las azafatas ignoran sus quejas creyéndose que se trata de un colocón (debo decir que algunos llevan tal cantidad de estupefacientes que hacen que las serpientes mueran al morderlos).

Solo los jubilados se dan cuenta de que algo malo pasa en el avión al ver que las azafatas que hacían publicidad de relojes Viceroy entre otras baratijas, se desploman en el suelo al ser mordidas por las serpientes (a los jubilados les resulta entretenido que les muestren cosas, de ahí que sean los únicos que acudan a las típicas cartas de “ha sido usted seleccionado para el sorteo de un jamón de cinco bellotas…”). Los jubilados se levantan de sus puestos y se dirigen a la cola del avión como si fueran a cámara lenta (cosas de la edad).

Las azafatas descubren que algo no va bien al abrirse la puerta del lavabo y encontrarse a los dos amantes fiambres tras ser mordidos por varias serpientes.

En ese momento el piloto es mordido también por una de las serpientes y muere, lo cual hace que los pasajeros entren en estado de pánico cuando una de las azafatas les informa del problema.

Los agentes se disponen a cargarse a los ofidios a pistolazo límpio ya que les da pereza utilizar la porra con tan mala suerte que acaban perforando una de las ventanas.

Los perro-flautas optan por montar una manifestación en contra del maltrato animal (por lo de matar serpientes a pistolazo límpio), lo cual dura hasta que una de las ventanas hace que se abra un boquete en una de las paredes del avión y haga que todo cuanto se cruce por delante salga disparado fuera del avión. Algunos abuelas mueren saltando tras su equipaje de mano, ya que allí llevan sus mudas limpias y es bien sabido que da muy mala imagen que te atienda un médico tras un accidente con la muda sucia…

Armándose de valor, uno de los jóvenes que lleva 3 pantalones, 8 sudaderas y el chaleco de 8 bolsillos, tras recuperar el sentido ante la bajada de temperatura (recordemos que septiembre es demasiado caluroso para llevar todo ese montón de ropa y vivir para contarla…), afirma ser experto en simuladores de avión (de Playstation) y se dirige a cabina a salvar la vida de los pasajeros.

Lo primero que hace es avisar por radio de la dantesca situación y acto seguido pilotar el avión… boca abajo (ya que el muchacho padece dislexia y confunde los mandos).

Mientras el muchacho suda lo que no está escrito para conseguir que el avión llegue a el Prat, los controladores aereos y demás personal del gobierno discuten fervorosamente sobre qué van a hacer cuando el avión aterrice, ya que hay crisis, los helicopteros están en manos de políticos corruptos y hay recortes de sanidad a go go.

El desenlace de la historia es que el avión aterriza boca  arriba y que tras salir por el agujero que han hecho los policías, los de la compañía de Ryanair entregan un Gelocatil a los pasajeros el cual el gobierno permite que lo cobren a un precio astronómico con la excusa de que hay recortes de sanidad y que tenían que haber solicitado el seguro de la compañía, lo cual hace que en vez de médicos sean los banqueros los que esperan con aires sonrientes a los pasajeros que bajan del avión, haciendo que más de uno opte por coger una de las serpientes venenosas y suicidándose con la mordida de esta, ante la impotencia de enfrentarse a una nueva hipoteca.

 

FIN

 

 

 

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s