Infelicidad e inmortalidad

Recuerdo que cuando era pequeña, me parecía estupenda la idea de ser inmorta, es más, me atemorizaba la idea de la muerte.

Con el tiempo mi forma de pensar ha cambiado radicalmente e incluso me he dado cuenta que a lo que temo es al dolor y sobretodo al hecho de “perder el tiempo”.

El miedo al dolor , desde mi punto de vista, vendría a ser algo bastante natural, de ahí que nuestro cuerpo tenga una série de mecanismos para reaccionar de forma instintiva ante este (actos reflejos) sin siquiera perder un segundo en intentar razonar si la acción que nuestro cuerpo nos pide hacer es lógica o no ante el peligro que tenemos delante (p.e: si notamos un pinchazo en el dedo, nuestra reacción es apartar el dedo inmediatamente).

Hasta aqui nuestro mecanismo de supervivencia funciona perfectamente, y si, soy consciente de que no he descubierto la sopa de ajo.

Luego entra el otro miedo, el temor a “perder el tiempo”.

Comparto la forma de pensar de E.Punset respecto a este tema, de que el hecho de saber que nuestra vida es finita hace que la vivamos de forma más intensa.

En el momento en que sabemos que algún día vamos a dejar de estar ahí, nuestra reacción es intenar aprovechar cada momento al máximo (fijaos por ejemplo en las personas que han estado al borde de la muerte).

Si nuestra vida fuera infinita y por consiguiente no murieramos nunca,  lo más probable es que acabaramos hastiados de la vida.

Nos daría igual qué día de la semana es, no nos importaria perder el tiempo sin hacer nada de provecho o que nos proporcionara placer… ¿total para qué? ¡Tenemos todo el tiempo del mundo!

Para ilustrar esta reacción os pondré una situación de ejemplo con la que me encontré esta semana en la facultad.

Una de las profesoras había decidido no poner fechas de entrega para las actividades que se realizan en su asignatura, es decir, tienen que estar hechas para final de curso pero no importa si las entregas todas el primer día o si optas por entregarlas todas el último día a última hora.

El resultado ha sido que una de las compañeras dijo: “los estudiantes suelen quejarse por las fechas de entrega que imponen otros profesores, pero al mismo tiempo agradecen que esto sea así. De esta manera se obligan a aprovechar el tiempo y sacar más provecho de lo que aprenden . En cambio si no hay fechas de entrega, la gente suele “columpiarse” y dejarlo todo para el final, resultando en un estrés innecesario, gente que no ha adquirido ningún tipo de conocimiento y que ha pecado de vaga”.

Quizás es un ejemplo un poco impreciso por lo que respecta a esta temática, pero creo que refleja bastante bien la idea que intento transmitir. El hecho que no haya límite de tiempo, hace que este pierda su valor y carezca de sentido y por consiguiente que la gente acabe volviendose perezosa incluso a la hora de aprender, llevándolos al punto de llevar una vida sin alicientes y aburrida, lo cual resulta en que la inmortalidad más que ser algo positivo resultaría en una condena.

Por lo que respecta al tema de la felicidad, esa cosa tan maravillosa que nunca podemos conseguir en su esencia pero que el hecho de estar cerca ya nos llena, a veces no entiendo a alguna gente que se empeña en revolcarse en su propia infelicidad.

Me explico:

No entiendo la actitud de tener un problema y teniendo herramientas que por lo menos nos podrían servir para solventarlo hasta que decidamos cuál será nuestro próximo paso,  hay gente que se empeña en quedarse en un rincón autocompadeciendose.

Quejarse puede servir en un primer momento para liberar tensiones o para informar al otro de que algo no va bien, pero una vez hecho esto, es momento de reflexionar, observar nuestras herramientas y decidir ya sea solos o con la ayuda de los demás, cuál va ser nuestro próximo paso hacia la felicidad.

Quizás peco de idealista pero me temo que en este siglo no nos faltan motivos para ser felices, al fin y al cabo ya tenemos dos cosas bastante importantes, el hecho de ser mortales y por consiguiente tener que disfrutar de cada momento (estamos de paso en esta vida, vamos a perder el tiempo en peleas insulsas?) y un cuerpo dispuesto a hacernos disfrutar (aprende a entenderlo y escucharlo y sobretodo, cuídalo)  🙂

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s